• +52 (999) 924 8844

Historia

Hotel Casa del Balam

La Casa del Balam conocida también como la "abuela" de todos los hoteles en Mérida, inició operaciones en el año de 1970 convirtiéndose de esta manera en uno de los hoteles más antiguos y distinguidos de la ciudad y de toda la Península de Yucatán.

Don Fernando Barbachano pionero del turismo en Yucatán, incorporó detalles originales de lo que fuera su propia mansión y su hija la Sra. Carmen Barbachano también involucrada en el negocio de la familia, eligió conservar la fachada original y llamó al hotel “La Casa del Balam” que literalmente significa “La Casa del Jaguar”, para honrar la memoria de su padre a quién se referían de esta manera por su visionaria y aguda mentalidad para los negocios.

Dado que la familia era muy devota del periodo colonial en el que vivían, la decoración del hotel se basó en esta época. Grandes muebles de madera oscura, mecedoras y accesorios de hierro forjado fueron característicos de su fina selección. Doña Carmen diseñó inclusive los lavabos hechos a mano que aún se encuentran disponibles en nuestros baños el día de hoy. Decidió involucrarse en cada detalle pues deseaba brindar un espacio que pudiera percibirse como un hogar para los que llegaran; Anhelaba crear un sitio en donde cada detalle pudiera hablar del ambiente sereno y pacífico de la ciudad, y donde pudiesen hacerse amigos en lugar de tan solo clientes. La tranquila elegancia de nuestro edificio le recibirá desde su llegada. Pisos de mármol de Carrara Italia, arcos moriscos y una hermosa fuente de piedra tallada a mano enmarcan el jardín central haciéndolo el lugar ideal para disfrutar. El amor de la Sra. Barbachano por el arte impregna el vestíbulo principal por lo que también pueden apreciarse excepcionales antigüedades y artefactos precolombinos en cada rincón.

La tradicional atmósfera del hotel irradia un sentimiento acogedor y familiar difícil de encontrar en los alrededores de esta importante y ya cosmopolita ciudad. Por ello, al contemplar el hermoso interior de las instalaciones y al experimentar el trato cálido de su personal, uno puede constatar que Doña Carmen consiguió su deseo de originalidad y autenticidad y de una manera bastante exquisita. Políticos, cantantes, músicos y mucha otra gente importante ha preferido el hotel desde su inauguración.

Fernando Barbachano y su mujer tenían a Yucatán en su corazón y ciertamente su hija también, su historia y tradiciones han sido parte esencial de sus vidas e identidades y todos hicieron lo posible para conservarlas.

Sea parte de esta maravillosa historia y experimente un centro de alojamiento único, estamos seguros disfrutaran su estancia!